Ingredientes para sushi: jengibre

El jengibre encurtido, también conocido como “gari” dentro de la cocina japonesa, se considera como un elemento indispensable en todo plato de sushi. Su consumo se ha extendido por todo el mundo al igual que este excelente plato japonés.

El jengibre o gari se prepara con jengibre fresco, cortado en finas láminas que se marinan en una solución de azúcar y vinagre. Si algo nos llama la atención es su color rosado, que sólo se consigue si el jengibre es muy joven, así que cuando no sale de manera natural, se le suele añadir algún colorante para conseguir una apariencia adecuada.

COMO COMER JENGRIBRE EN EL SUSHI

Su sabor picante no es adecuado para paladares sensibles. La teoría culinaria nos dicta que, entre plato y plato de sushi, tenemos que coger una lámina de jengibre para que nos limpie el sabor del paladar, y así poder apreciar cada nueva pieza en todo su esplendor, aunque también se puede hacer sólo al principio de la comida.

En ocasiones, la primera vez que se prueba este jengibre encurtido, da la sensación de que es precisamente el ingrediente que más va a alterar el sabor de otros alimentos, su sabor es fuerte, picante, dulce y perfumado, tanto que hay quien dice que parece colonia. Pero después se percibe el frescor en el paladar que invita de nuevo a saborear un nuevo bocado.

PROPIEDADES DEL JENGIBRE

  • Una de las grandes cualidades del jengibre es que tiene propiedades antimicrobianas, algo que es de gran importancia cuando estás comiendo pescado crudo. Digamos que el gari y el wasabi son dos complementos tradicionales al sushi para evitar pequeños problemas estomacales.
  • El jengibre es un alimento con elementos antioxidantes y antiinflamatorios. Además, se están estudiando sus efectos en dietas dedicadas a reducir el colesterol.
  • También es un estimulante del sistema nervioso.

PREPARACION

Aunque el jengibre encurtido es fácil de encontrar en supermercados orientales, puedes prepáralo igualmente en casa, siguiendo esta sencilla receta.

  • 250 gr. jengibre fresco
  • 250 cc. vinagre de arroz japonés
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 2 cucharadas de sal
  • 125 cc. agua
  • Un frasco de cristal
  1. Primero prepararemos el frasco lavándolo junto con la tapa con agua tibia y jabón, lo enjuagamos bien y lo secamos antes de usar.
  2. Pela y corta el jengibre en láminas muy finas.
  3. Mezclamos las láminas de jengibre con la sal y dejamos reposar una hora. Pasado este tiempo, el jengibre habrá dejado soltar parte de sus jugos que quitaremos absorbiéndolos con un trozo de papel de cocina.
  4. En un cazo mezclamos el vinagre y el azúcar y lo llevamos a ebullición hasta que el azúcar se disuelva bien. Intenta no inhalar demasiado los vapores del vinagre que son bastante desagradables para la garganta y lo ojos
  5. Verter la mezcla de vinagre mientras esté bien caliente en el tarro junto las láminas de jengibre. Mezclar bien el contenido para asegurarnos de que las láminas no se apelmazan y bañan bien en la mezcla.
  6. Dejar enfriar y una vez esté a temperatura conservar en la nevera.

Observaciones

  •  Esperar al menos una semana antes de consumir.
  • Si hemos usado jengibre muy fresco, veremos como las láminas adquieren un color rosáceo. Esto es perfectamente normal y le da un aspecto muy atractivo a este ingrediente, aunque no os preocupéis si queda amarillento, la mayor parte de la industria utiliza colorantes para obtener este color rosado.  Si lo hacemos en casa, tendremos un producto más natural.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *